Evita errores de impresión y facilita la vida a tu imprenta

A la hora de preparar un documento para imprimir es conveniente tener en cuenta una serie de puntos importantes que evitarán sorpresas y ayudarán a tu imprenta a entregarte un trabajo de impresión perfecto.

El formato óptimo de entrega es el PDF, ya que es un formato standard abierto que permite presentar los trabajos listos para imprimir (blind exchange) y es 100% compatible con MAC y PC.

Todos los programas de edición gráfica (vectorial o bitmap) permiten exportar a PDF; incluso programas de escritorio como Word o Powerpoint permiten exportar a PDF mediante pequeñas aplicaciones gratuitas como Print to PDF.

Es importante trabajar a una resolución mínima adecuada al sistema de impresión que hayas elegido: 300 ppp para impresión digital y offset y 100 ppp para gran formato.

Mantén en CMYK los colores directos (y Pantones) en fondos y masas de color. También las imágenes es conveniente mantenerlas en CMYK. En Didot trabajamos con los perfiles de color Fogra39 y AdobeRGB, no dudes en preguntarnos en qué caso debes aplicar uno u otro.

Intenta también trazar todas las tipografías y asegúrate de incluir (o incrustar) las imágenes.

Marca bien las sangres y líneas de corte (+/- 3 mm por lado) para evitar “filetes blancos” que podrían quedar fruto de la pequeña desviación que sufren las guillotinas al cortar.

Un buen truco para mejorar la intensidad del negro en impresiones con grandes pastillas de color (plenos 100%) es aplicarles un cojin de 30% del resto de tintas (C30 M30 Y30 K100). Así obtendras negros densos y saturados.

Finalmente haz una impresión doméstica para revisar el layout general y detalles como por ejemplo los grosores de líneas y filetes. Si puedes, solicita a tu imprenta una prueba de impresión profesional para que todo esté perfecto.