La publicidad y el diseño gráfico siempre van de la mano. La primera necesita de la segunda para la creación de una imagen que se puede convertir en el lenguaje propio que sirva para la comunicación de una empresa o negocio. El diseño gráfico se convierte en la manera de materializar los proyectos que pueden plantearse en las distintas estrategias publicitarias.

La cantidad de opciones que ofrece el diseño gráfico hace que sea un recurso muy versátil para conseguir crear un impacto determinado en el público al que se dirige la acción publicitaria. Podemos encontrar formatos más clásicos que siempre cuentan como opciones que van a funcionar en cualquier momento. También existen propuestas que destacan por su originalidad y que pueden causar un efecto muy positivo.

Una de las propuestas más atractivas y con mejores resultados es la activación de espacios. Este es un recurso se sirve del diseño gráfica para transformar una ubicación consiguiendo la personalización mediante recursos. Los suelos, las paredes, el mobiliario e incluso el techo pueden ser objetos de estos cambios. Con el diseño gráfico se puede conseguir adaptar las imágenes a las necesidades requeridas.

Lo más importante que debe tener en cuenta el diseñador gráfico en este caso es que su trabajo se debe adaptar a las características de cada medio donde se vaya a usar la publicidad de la activación. El diseño deberá ser ajustado ya que no es lo mismo poner publicidad en una pared que en un suelo.

El diseño gráfico es la clave del éxito de una acción publicitaria

Otra de las propuestas originales para publicidad que se pueden conseguir gracias al diseño gráfico es el uso de las ilusiones ópticas. Se puede jugar con los trampantojos para causar un fuerte efecto para el público que observa la publicidad. Seguro que todos recordamos con especial fuerza el anuncio de la marquesina cuyo protagonista parecía salir de la imagen.

Esta propuesta también se puede usar en establecimientos comerciales para dar efectos distintos que generan una publicidad más dinámica y atrayente. Se requiere de un alto dominio del diseño gráfico para conseguir los resultados deseados y puede ser una oportunidad muy llamativa para destacar nuestra marca.

La expectación también es un recurso que es muy útil en la publicidad y que se puede conseguir gracias al diseño gráfico. Esto requiere una estrategia a medio plazo donde se revela al público poco a poco la información sobre el producto o servicio. La idea requiere de un cuidado desarrollo que necesita de la especial implicación del diseñador gráfico que ofrecerá los recursos necesarios para conseguirlo.

En esta propuesta se necesita especial equilibrio entre la sutileza y la necesidad de generar suficiente impacto para generar interés. Se requiere de una habilidad para transmitir que es desarrollada con el diseño gráfico y que ayuda a dar coherencia a la acción publicitaria.

La búsqueda de la interacción con el público también es uno de los recursos más buscados y que sirve como medición de la efectividad de la publicidad realizada. El diseñador gráfico puede ejecutar la idea que haga que consiga, por ejemplo, que sea compartida en las redes sociales. Busca ese nivel de implicación con los destinatarios puede conseguir grandes resultados.

El diseño gráfico juega en esta propuesta un papel interesante porque debe generar los materiales que generen ese interés en el público. El diseñador manejará a su favor las tendencias más presentes en cada momento.

En Didot podrás encontrar el mejor servicio de diseño gráfico para hacer realidad tus proyectos de publicidad. Contacta ya con nosotros para conocer todas las posibilidades.