Si tienes un comercio físico, sabes que la apariencia exterior e interior son fundamentales par atraer miradas y, con ellas, posibles clientes. Da igual lo que vendas o el servicio que prestes. Desde tiendas de productos de alimentación, de ropa o calzado a peluquerías, agencias o clínicas necesitan llamar la atención. Y, para ello, los vinilos de corte decorativo son perfectos.

La elegancia de los vinilos de corte

Lo primero que hay que aclarar es que los vinilos de corte decorativo tienen una característica peculiar que los diferencia de otro tipo de vinilos: son monocromáticos. Es decir, la forma que hacen, ya sea la de una figura o una letra, es de un solo color. ¿Significa esto que sus aplicaciones sean muy escasas? En absoluto.

Los vinilos de corte decorativos son sencillos, cierto. Sin embargo, en muchas ocasiones la elegancia está precisamente en la sencillez, y este aspecto puede dar mucho juego en el estilo que se desea crear en un establecimiento comercial. Su gran variedad de tonos y colores compensa esa monocromía y permite encontrar el tono exacto que combine con el ambiente del negocio o con los colores corporativos.

Se combinan para dar forma a creaciones muy vistosas

El hecho de que los vinilos de corte decorativo solo puedan ser de un color no quiere decir que no se puedan hacer combinaciones vistosas, alegres y sí, llenas de color. Es tan sencillo como combinar y unir motivos en diferentes colores en una especie de collage. Si se hace bien, el resultado a la vista será el de una sola pieza.

Cambiar la decoración en un instante

Es posible encargar vinilos de corte decorativo con todo tipo de motivos: letras, números, motivos geométricos o florales; siluetas de personajes fantásticos o skylines de reconocidas ciudades; de aires orientales o vintage; de gran tamaño o a pequeña escala, etc.

¿Qué vas a poder hacer con estos vinilos de corte decorativos? Desde dar vida a una pared aburrida en unos minutos, a cambiar el estilo del escaparate, vestir mostradores y expositores o incluso decorar las puertas de los probadores. En otras palabras, que por muy poco y en unos minutos serás capaz de renovar la imagen de tu establecimiento.

Se instalan con facilidad y son muy resistentes

A esa enorme variedad de diseños de los vinilos de corte decorativos se une algo muy importante: se colocan con una enorme facilidad. Se adhieren sin mayores problemas a todo tipo de superficies, los únicos requisitos son que estén limpias y sean lisas. No importa si son de cristal, metálicas o de melamina. Además, hoy se fabrican con tratamientos para que a la hora de su instalación no aparezcan antiestéticas burbujas.

Y no dejamos de hablar de superficies para mencionar otra de las grandes ventajas de los vinilos de corte decorativos: se pueden poner sin ningún inconveniente no solo en interiores, también en exteriores. De este modo, es posible decorar los escaparates sin temor a que se estropeen a causa del sol o de la lluvia. Y permanecerán en perfectas condiciones durante años.

¿Y si quieres retirarlos para cambiar el estilo de tu tienda? Casi tan sencillo como ponerlos. Basta con levantar una esquina ayudándose de un cúter o una cuchilla y tirar. Luego, solo habrá que limpiar la superficie para eliminar algún resto de adhesivo que pudiera quedar.

En definitiva, los vinilos de corte decorativos sirven para mucho más que identificar un establecimiento en forma de rótulos. Hoy en día, gracias a las modernas técnicas de impresión y el uso de materiales muy resistentes se han convertido en uno de los mejores aliados para la decoración en general y para la de tiendas en particular.